Consellos

Mail ourensenotempo@hotmail.com

En el lateral derecho del blog, tenéis las advertencias legales.

Importante

Antes de coger fotos del blog y compartirlas en Facebook o cualquier otra página o foro, PREGUNTAR. La mayoría son mías o de personas que no tienen inconveniente en prestarlas, pero hay algunas que por expreso deseo de su autor o propietario de los derechos no se pueden utilizar de manera indiscriminada.

27/5/15

Esperando el A.V.E.


   Vistas y fotos aéreas son magnificas oportunidades para distinguir las modificaciones que ha ido teniendo la ciudad.

   En el año 59 probablemente por encargo del gobernador civil del momento, José María Quiroga de Abarca  se obtuvo esta fenomenal vista aérea que mostraba la imagen del barrio del  Puente,  con las instalaciones ferroviarias ya asentadas en el barrio. (fue portada del libro Veinte años de paz en el movimiento nacional bajo el mandato de Franco, Provincia de Orense)

   El que había sido vecino Canedo, fundamentalmente por una  cuestión práctica fue elegido para ubicar las primeras estaciones del ferrocarril. La olvidada del Ribeiriño que ostenta el honor de haber recibido el primer tren llegado desde la capital de España, vía Madrid. (Poco más que un caserón y una plataforma para cambio de sentido debía de ser, pero permitía ahorrarse la infraestructura que permitiera cruzar el gran Miño). Fue sustituida por la que aún se recuerda de Canedo, situada en los terrenos que hoy ocupa el 12 de Octubre; (las cicatrices que esta dejo en el barrio aunque bien disimuladas, en la fotografía aérea aun se pueden deducir). La penúltima es la que veis Estación Ourense Empalme. Se inauguro en septiembre del 52 y aunque suponía una profunda herida en el barrio, además de llevarse casas incluso calles por delante, el vecindario se fue adaptando a ella.

    Hoy estamos a la espera de una nueva modificación con la llegada del tan anhelado A.V.E.  Pero en esta ocasión esperamos que el barrio sufra lo menos posible las modificaciones.

   Aprovechando la foto, podéis ver como fue el viejo Canedo y los que tengáis viejos amigos pontinos aprovechar para que os cuenten lo diferente que era todo en aquellos años cincuenta. La vida se hacía en las calles cercanas al rio, (cuantas veces mi amigo Andres Pereiro me hablo de "la ribeiriño"); el antiguo cuartel de la Benemérita, Correos y el Mercado eran junto la citada antigua estación los edificios representativos. La principal arteria era la calle Mercado, aunque con casas en su mayoría de pocas alturas. 

   Este año 59 de la fotografía ya muestra el "Progreso", con edificaciones de hasta siete plantas, y la aparición del edificio del 12 de Octubre que suponía el comienzo de lo que iba a ser la Ciudad Escolar del Puente. Infinidad de solares habían surgido en el barrio, y solo esperaban un momento de bonanza (y especulación) para “florecer” en el barrio y alrededores,  Peliquín, la finca Méndez, las Lagunas, el Veintiuno y un largo etcetera., aun eran territorio virgen.    

26/5/15

El viaducto en una de las crecidas del Miño

Viaducto en la crecida del Miño (archivo Manuel Navas) 

   De la riada del 45 ya hemos hablado en varias ocasiones en Ourense no tempo y las fotos del Barbaña “enfadado” destruyendo todo lo que encontraba a su paso, las tenéis ya por aquí.  La nevada del 63 también está representada en el blog, (gracias a la amabilidad de Jesús Tobio, que me prestó unas cuantas imágenes de aquellos fríos días).

   Hoy por fin puedo enseñaros una foto del Miño en la crecida del 66, una de las más espectaculares que tuvimos; cierto que desde la construcción de los embalses, estas “riadas” han estado más o menos controladas, pero raro es el año en el que no tenemos algún problema con nuestro rio; los usuarios de las termas, lo saben perfectamente, y las arcas municipales con el tema Oira también.

   Si os fijáis en la imagen, las viejas naves del ex-alcalde pontino don Secundino Couto Solla, estuvieron cerca de salir nadando (no se si ya lo mencione en el blog, pero cuentan que don Secundino gran amante de los animales había domesticado un par de lobos y estos eran los que hacían la vigilancia nocturna de las naves, a ver quien era el guapo que entraba por allí a "pasear"), y los arbolitos de esta ribera tuvieron que aguantar la respiración un buen rato.