Consellos

Mail ourensenotempo@hotmail.com

En el lateral derecho del blog, tenéis las advertencias legales.

Importante

Antes de coger fotos del blog y compartirlas en Facebook, preguntar; la mayoría son mías o de personas que no tienen inconveniente en prestarlas, pero hay algunas que no se pueden utilizar de manera indiscriminada.

29/10/14

El mas grande....


   Hace tiempo que me prestó el amigo Moncho Conde Corbal esta fantástica fotografía que nos muestra los primeros pasos de nuestro edificio más alto. La Torre. (no tengo claro que el autor fuera el o su padre, desde luego creo que se saco desde la clinica que tenian en Curros Enriquez).
   Ya es una habitual del blog, y posiblemente sea sencillo seguir su nacimiento con las fotos que de ella se han hecho, (aun me faltan muchas, pero sé que irán apareciendo).  Últimamente me atrae el tema de la datación, y os aseguro que es una tarea mucho más complicada de lo que pudiera parecer. Ayudadme en esta ocasión y lo comprobareis; aquí os dejo unos datos y una aproximación.

   Los primeros comentarios sobre esta magna obra que revoluciono todo el centro de la ciudad, proceden de comienzo de los años 50, en que, la de aquellas Caja de Ahorros de Orense C.A.O. encarga al arquitecto Alex Reinleim el proyecto de nuestra Torre,  la inversión se estimaba en 60 millones de pesetas, (hoy 360000€, pero el si las actualizamos la cifra sería ……), y la duración de las obras en unos siete años aproximadamente, demasiado optimista…..
  
   El primer paso fue la demolición de la panificadora cívico militar que era la que ocupaba el solar, y eso se llevo a cabo aproximadamente a finales de los 50 (no he podido comprobarlo, pero año 59 más o menos). A partir de ese momento comenzó la parte más complicada, la cimentación; y ese momento es el que aprovecho el fotógrafo para recoger el estado de las obras. ¿Año 61?...
Opinad………….

27/10/14

Mi nuevo barrio allá por los sesenta

Haced click en la fotografía para ampliarla  

   En la historia de la ciudad se puede generalizar que la segunda mitad del siglo XX fue de un "frenesí constructivo", (como dice mi amigo Manolo Domínguez de www.canedo.eu).

   La fotografía que hoy os enseño, es de las que no hacen trabajar la imaginación para entender esta afirmación.  Supongo que ya habréis reconocido mi barrio de adopción el Couto, el campo de fútbol, la iglesia de Fátima, y el complejo del Santo Ángel como referencias para que os guieis; la calle Ervedelo, vía principal del barrio ya se mostraba concurrida de edificaciones, y junto a ella podríamos citar calles como Murillo, Velázquez, Remedios y muy poco mas, bueno, la calle Caridad ¿hoy?, por si queréis pensar un poco. Y las que se originaron cuando se construyeron las edificaciones del final de Ervedelo, ahí surgió la Plaza Sorolla y la mítica General Mola cuna de la mayoría de mis amigos “Coutinos”, (hace un tiempo que utilizo este término, pero tengo dudas sobre si es correcto o no,  aceptarlo como válido por lo cariñoso).

   Imágenes como esta no necesitan demasiada explicación, si acaso mucha observación, fijaros la cantidad de solares pendientes de edificar, intentar situar las calles que hoy forman nuestro barrio y de aquellas no eran ni siquiera un proyecto, no busquéis la carretera de Madrid, porque aun esperaba que se hiciera el puente “novísimo” que le permitiera cruzar el Miño. 

   Sabéis lo peor de todo??. Que la foto es más moderna que yo, con lo cual aunque no recuerde tanta finca en la zona es evidente que yo estoy mayor……

Disfrutadla. 

24/10/14

La Bala de Pacheco


   Comprendo que en estos temas la capacidad de asombro del observador ya esta mas que agotada.

   Estamos acostumbrados a fotografías e incluso películas que muestran escenas conseguidas con cámaras de alta velocidad, en las cuales se perciben detalles que el ojo humano es incapaz de transmitir a nuestro cerebro: la deformación del rostro del boxeador al recibir un golpe, el momento exacto en que un globo explota, la espectacularidad de un águila sorprendiendo a su presa en el aire, e infinidad de ejemplos que hoy son  habituales. Claro es que los artilugios fotográficos con los que contamos en la actualidad convierten en sencilla la tarea. Sin embargo si conseguimos imaginarnos los elementos con que el maestro Augusto Guedes contaba en los años 50 para intentar obtener algo parecido, ya no nos parecerá tan fácil, de hecho en su tiempo Augusto y alguno de sus colaboradores consiguieron imágenes que muchos de sus compañeros de profesión  ni se atrevían a intentar.

   Hoy os muestro uno de estos trabajos, en el que consiguió las imágenes que muestran el efecto de una bala atravesando una bombilla opalina, en la primera como el nos cuenta, antes de que el cristal se rompa del todo, sale el gas contenido en el interior de la bombilla, y la segunda  ya muestra los cristales rompiéndose.

Para que podáis comparar os enseño una fotografía obtenida con equipos modernos, (pertenece a una web en la que podéis ver mas imágenes de ese estilo, os dejo aquí el enlace para que la visitéis). Haz clic aquí  

Augusto tiene otro trabajo similar, en el que se ve la caída y rebote de una gota de agua, que para la época en que lo hizo, es una autentica obra de arte, otro día os lo enseño.  

22/10/14

Una de autobuses, carritos o lineas. (Luis Seara)

Un mixto en la porta da Aira, Las Mercedes fue uno de los puntos de salida y llegada de autobuses en la ciudad.
     Si la semana pasada me daba el capricho de dedicar una entrada al precioso Peugeot de los Cabo, hoy gracias a la generosidad del amigo Luis Seara Tormo os muestro unos cuantos antiguos autobuses, de los que se que alguno de mis buenos amigos también es un buen aficionado. (Alguno como Alberto V. se crio con ellos así que es lógico no?).

Autobus del año 1953 de la empresa Seara
   Los autocares eran de la empresa Seara, una de las históricas de la provincia, en los años 40 comenzaron desde su base en la Piuca (Maceda) a realizar el en aquellos años imprescindible servicio de “Ferias y mercados”, motivo por el cual la mayoría de los autocares eran mixtos. En ellos se podía transportar el ganado separado de las personas, aunque de aquellas no eran tan remilgados con esas cuestiones como podemos ser hoy. Y si os fijáis las comodidades eran muy diferentes a las de hoy, viajar en el techo del autocar era muy habitual.

Gracias a Don Luis Seara por las fotos, y a su hermano por los datos.

20/10/14

ARQUIÑAS, por Emilio Rodriguez Portabales


“ARQUIÑAS”

    Esta fotografía ilustrou, no seu día, unha entrevista (penso que do xornalista F. Álvarez Alonso) en “La Región” a Felisindo Arcas Barje “Arquiñas” no seu taller de reparación de bonecas da praza da Magdalena en Ourense.

      Este mesmo xornalista xa o entrevistara o 26 de novembro de 1952.

      Este artesán (o derradeiro na súa especialidade) vivía na parte traseira do seu taller e visitaba asiduamente o antigo bar “Campante” da rúa dos Fornos onde formaba parte dunha peña xunto co Sr. Anta, o Sr. Paradela, D. Antonio Blanco, D. Álvaro Feijóo, D. José García, o mestre Vide, o pintor Virxilio, o escultor Arturo Baltar e outros. Virxilio e Baltar bautizaron esta peña como a dos “Doutores”, supoño que pola idade avanzada dos seus membros en comparación coa deles.

     Non coñezo a data de publicación da entrevista con esta fotografía, pero debeu ser a comezo dos anos 60.

“La Región” do 11-11-1990, na sección “Hace 25 años”, publica os seguinte:

Homenaje a “Arquiñas”
11 de noviembre de 1965
El poeta José Ángel Valente leerá hoy el pregón de la fiesta del Magosto, que promete ser descomunal. Precisamente por ser ese día, un grupo de orensanos, entre los que se encuentran Baltar, Virgilio, Blanco y Vide, ofrecerán un homenaje al popular “Arquiñas”, un hombre que se dedicaba a reparar muñecas estropeadas y que, aunque no bebía*, no faltaba nunca a los vinos de la tarde, especialmente en el bar “Campante”.
El homenaje, además de misa, tendrá el ritual seguido por la generación del “Arquiñas”: cuando moría uno de la peña, los demás después del entierro, iban al “Campante” y pedían vino para todos, incluído el muerto.
O fotógrafo foi o famoso Reza que, como vivía na rúa dos Fornos, preto do “Campante”, facilitoulle a este a fotografía (penso que lla vendeu).
Emilio Rodríguez Portabales

* A peña dos “Doutores” era famosa, entre outras cousas, porque, a pesar de estar formada por persoas
aparentemente moi serias, eran moi partidarios de gastar bromas en canto tiñan ocasión. E aquí temos un exemplo, pois ao “Arquiñas” gustáballe ben o viño, aínda que non era un bébedo.

Grazas a Emilio lembramos hoxe ao ultimo "cirurxián" de bonecas e bonecos que tivemos na cidade; don Felisindo un artesán, que mais por devoción que outra cousa dedicaba todo o tempo que lle permitía o seu oficio de pintor a facer felices aos rapaces ourensanos. el era tamén o encargado de reparar e ás veces construír os cabezudos da cidade, (os que saían nas festas, bo xa me entendedes, os de cartón e xeso).
Grazas Emilio